Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

2016: Venezuela, contexto político actual

28 Marzo 2016 , Escrito por Ramón Linarez

No hay dudas de que a partir de 1998 con la victoria del Presidente Chávez y el inicio de la Revolución Bolivariana Venezuela vive acontecimientos históricos, extraordinarios y escenarios políticos que merecen objeto de análisis constantes y permanentes.

2016 abre el escenario político en Venezuela con una crisis económica profunda con responsabilidades compartidas, pero no reconocidas por las partes involucradas en un mundo profundamente revuelto, convulsionado e inmerso en un sinfín de problemas, circunstancias y procesos geopolíticos por el control del poder, algo que no es novedad, pero que se agudiza con el transcurrir del tiempo.

El desabastecimiento, la inflación, la inseguridad, el alto costo de la vida son los principales problemas que viven y padecen diariamente los venezolanos y las venezolanas sin que el gobierno parezca encontrar una solución real y definitiva a estos problemas.

Aunado a lo comentado, el gobierno sufre una derrota electoral en diciembre de 2015 en la correlación de fuerzas en la Asamblea Nacional (AN) y partir de este hecho tenemos que sumarle a nuestros problemas diarios una crisis política entre los poderes del Estado.

Son ya 3 años de problemas económicos a partir de la enfermedad y posterior muerte del presidente Chávez lo que denota un alto contenido en lo que el gobierno denomina “Guerra Económica”. Por otra parte, la corrupción, la ineficacia e ineficiencia y el burocratismo por parte del gobierno en todas sus dimensiones del poder agravan y contribuye a empeorar la situación económica.

Como si estos elementos no fuesen los necesarios y suficientes, se le suma el juego político por el control del poder de los precios del petróleo a nivel internacional, por el control y el dominio del mundo de las potencias que nos afectan directa e indirectamente en este planeta que globaliza los problemas, pero no las riquezas que produce. Adicionalmente, el cambio climático que atenta con extinguir a la humanidad entera y en el presente venezolano con generar también una crisis energética.

Nuevamente los EEUU de Norteamérica en un intento por hacerles daño político a los gobiernos de Rusia e Irán invaden naciones e inundan al mundo con petróleo utilizando la técnica del fracking, que dicho sea de paso le ocasiona un daño irreversible a el planeta Tierra.

En ese contexto, los precios del petróleo caen de manera abismal pasando de un precio superior a los 100$ hasta un poco más de 20$, lo que impacta en los recursos obtenidos por los países productores de petróleo con la particularidad de que Venezuela es un país monoexportador de este recurso natural, es un país altamente dependiente de estos ingresos para sostener su económica y los programas sociales diseñados e implementados por el gobierno nacional desde el año 2003.

Esta crisis económica que aun no toca techo o su máximo punto -podría agudizarse más- ha creado en nuestro país nuevas formas para evadir las leyes, para evadir al sistema de justicia que ya tiene cuentas pendientes en esta materia desde hace décadas.

Nuestro país requiere y exige justicia real, que las leyes y la Constitución Bolivariana se convierta en letra viva y se pongan en práctica al servicio del pueblo, que castiguen al delincuente, al corrupto no que estos sean premiados por sus violaciones a la ley.

La población pasa gran parte de su tiempo en largas y tormentosas colas para tratar de adquirir los productos de primera necesidad, no pueden acceder a gran parte de los productos en general porque la inflación, la especulación se consumen sus sueldos, se consumen sus logros sociales y su ya baja calidad de vida.

La CEPAL ya ha reconocido en su último informe que además del decrecimiento económico de la región Latinoamericana la pobreza ha aumentado en algunos países como Guatemala, México y Venezuela.

Mientras las venezolanas y los venezolanos padecemos estas penurias el gobierno nacional vive en una pelea constante contra la AN y viceversa. Ni el ejecutivo ni el legislativo se pelean por solucionar los problemas del país, se hacen planes y programas que poco o nada resuelven, más allá de que también se debe reconocer que se han realizado algunas iniciativas a las cuales es muy prematuro analizarlas y darles una opinión concreta, en otras palabras, lo hecho hasta los momentos no ha tenido resultados concretos o los esperados y esa es una verdad irrefutable.

Son tantos detalles para analizar, tantas situaciones que se entiende él porque la oposición ha vuelto al poder y porque ha aumentado la migración de venezolanos y venezolanas hacia el exterior estos últimos 3 años.

Los medios de comunicación continúan su misma línea editorial, unos a favor del gobierno totalmente arrastrados y jala mecates que presentan una Venezuela donde no pasa nada y otros en contra del gobierno totalmente arrastrados y jala mecates de la oposición venezolana donde presentan un país que se cae a pedazos, sin salida y que los tiene como única solución a los problemas a cada uno según su visión y puntos de vista.

Ante este escenario, cabe preguntarse ¿Qué medio piensa en la realidad del país? ¿Quién dice la verdad? Es la prueba fehaciente del fanatismo político con las excepciones a las que haya lugar.

Es un conjunto de elementos que contribuyen a esta crisis económica que hunde en la pobreza y la desesperación a la población venezolana. Ninguno de los dos bandos acepta críticas y muestra interés en reflexionar más allá de los discursos las conductas que nos han llevado a esta crisis.

Asimismo, el presidente Obama ataca directamente a Venezuela, a su gobierno, prorroga la orden ejecutiva que declara a nuestro país como una amenaza para la seguridad nacional de los EEUU de Norteamérica en un acto injerencista y violatorio del derecho internacional como ya nos tienen acostumbrados los gobiernos de este país, pero que no deja de ser peligroso para la estabilidad y la tranquilidad de nuestra nación.

Vuelve la derecha a América Latina producto de los errores políticos de la izquierda hecha gobierno que los pueblos no perdonan y pasan facturas que posteriormente se transforman en procesos antidemocráticos, excluyentes y antinacionales.

No se justifica cometer los mismos errores del pasado con tanta experiencia acumulada, con tanta teoría. Y esto solo es posible, porque América Latina y Venezuela a lo interno no han creado ni implementado de forma permanente una política de Revolución Cultural, de formación político ideológica de la población y sus dirigentes no han contribuido a enaltecer la espiritualidad de cada individuo, de cada miembro de la sociedad, es decir, una Revolución de la consciencia.

La Revolución, la construcción del Socialismo Cristiano Latinoamericano como única alternativa al capitalismo, a la salvación de la humanidad está en jaque, peligra su suerte, su vida y si todos los procesos que van en esta dirección llegasen a ser exterminados por completo sabríamos cuales son las consecuencias nefastas no solo para el país y la región, si no para el planeta, entraríamos en la fase del pensamiento único, del fin de la historia, de la victoria definitiva del capitalismo.

Hoy no tiene vigencia la lucha armada, es un proceso sin final feliz, totalmente erróneo y agotado. La solución pasa por profundizar la espiritualidad del individuo, en la formación, en la batalla de las ideas, “solo la verdad nos hará libres” nos dice la Biblia y solo transformando al hombre (Género), al individuo se podrá transformar a la sociedad, pero como dijo Jesús de Nazaret “no solo de pan vive el hombre”.

Esta crisis en la caída de los precios del petróleo se convierte en una oportunidad real y concreta para diversificar y democratizar la economía venezolana o por el contrario terminara con la Revolución Bolivariana y Latinoamericana con las consecuencias negativas que significa este último planteamiento.

Finalmente, es menester destacar que las últimas encuestas dan como lectura que el pueblo reconoce que cometió un error al pensar que eligiendo una AN con mayoría opositora contribuiría a resolver la crisis económica, contrario a esto ha contribuido a la diatriba política, al mismo tiempo que la población reconoce que solo la salida del presidente Nicolás Maduro del poder contribuiría a solucionar en gran parte la crisis, pero manteniendo un esquema actual o a favor del gobierno de turno. Entonces cabe preguntarse ¿Quién gobernará? ¿Quién es la persona que tiene la varita mágica cual mago de televisión para terminar definitivamente con esta crisis y encausar a Venezuela por la senda del crecimiento económico que otrora viviéramos con el entonces presidente Chávez?

¿En dónde está la panacea a nuestros problemas? ¿De qué lado o posición política debe ser nuestro gobierno derecha o izquierda? ¿Gobierno u Oposición?

Tal parece que estamos en una encrucijada o en un misterio. Amanecerá y veremos o lucharemos por construir nuestro propio destino hasta lograr la máxima del Libertador y Padre de la Patria “la mayor suma de felicidad posible”.

No hay dudas de que a partir de 1998 con la victoria del Presidente Chávez y el inicio de la Revolución Bolivariana Venezuela vive acontecimientos históricos, extraordinarios y escenarios políticos que merecen objeto de análisis constantes y permanentes.

2016 abre el escenario político en Venezuela con una crisis económica profunda con responsabilidades compartidas, pero no reconocidas por las partes involucradas en un mundo profundamente revuelto, convulsionado e inmerso en un sinfín de problemas, circunstancias y procesos geopolíticos por el control del poder, algo que no es novedad, pero que se agudiza con el transcurrir del tiempo.

El desabastecimiento, la inflación, la inseguridad, el alto costo de la vida son los principales problemas que viven y padecen diariamente los venezolanos y las venezolanas sin que el gobierno parezca encontrar una solución real y definitiva a estos problemas.

Aunado a lo comentado, el gobierno sufre una derrota electoral en diciembre de 2015 en la correlación de fuerzas en la Asamblea Nacional (AN) y partir de este hecho tenemos que sumarle a nuestros problemas diarios una crisis política entre los poderes del Estado.

Son ya 3 años de problemas económicos a partir de la enfermedad y posterior muerte del presidente Chávez lo que denota un alto contenido en lo que el gobierno denomina “Guerra Económica”. Por otra parte, la corrupción, la ineficacia e ineficiencia y el burocratismo por parte del gobierno en todas sus dimensiones del poder agravan y contribuye a empeorar la situación económica.

Como si estos elementos no fuesen los necesarios y suficientes, se le suma el juego político por el control del poder de los precios del petróleo a nivel internacional, por el control y el dominio del mundo de las potencias que nos afectan directa e indirectamente en este planeta que globaliza los problemas, pero no las riquezas que produce. Adicionalmente, el cambio climático que atenta con extinguir a la humanidad entera y en el presente venezolano con generar también una crisis energética.

Nuevamente los EEUU de Norteamérica en un intento por hacerles daño político a los gobiernos de Rusia e Irán invaden naciones e inundan al mundo con petróleo utilizando la técnica del fracking, que dicho sea de paso le ocasiona un daño irreversible a el planeta Tierra.

En ese contexto, los precios del petróleo caen de manera abismal pasando de un precio superior a los 100$ hasta un poco más de 20$, lo que impacta en los recursos obtenidos por los países productores de petróleo con la particularidad de que Venezuela es un país monoexportador de este recurso natural, es un país altamente dependiente de estos ingresos para sostener su económica y los programas sociales diseñados e implementados por el gobierno nacional desde el año 2003.

Esta crisis económica que aun no toca techo o su máximo punto -podría agudizarse más- ha creado en nuestro país nuevas formas para evadir las leyes, para evadir al sistema de justicia que ya tiene cuentas pendientes en esta materia desde hace décadas.

Nuestro país requiere y exige justicia real, que las leyes y la Constitución Bolivariana se convierta en letra viva y se pongan en práctica al servicio del pueblo, que castiguen al delincuente, al corrupto no que estos sean premiados por sus violaciones a la ley.

La población pasa gran parte de su tiempo en largas y tormentosas colas para tratar de adquirir los productos de primera necesidad, no pueden acceder a gran parte de los productos en general porque la inflación, la especulación se consumen sus sueldos, se consumen sus logros sociales y su ya baja calidad de vida.

La CEPAL ya ha reconocido en su último informe que además del decrecimiento económico de la región Latinoamericana la pobreza ha aumentado en algunos países como Guatemala, México y Venezuela.

Mientras las venezolanas y los venezolanos padecemos estas penurias el gobierno nacional vive en una pelea constante contra la AN y viceversa. Ni el ejecutivo ni el legislativo se pelean por solucionar los problemas del país, se hacen planes y programas que poco o nada resuelven, más allá de que también se debe reconocer que se han realizado algunas iniciativas a las cuales es muy prematuro analizarlas y darles una opinión concreta, en otras palabras, lo hecho hasta los momentos no ha tenido resultados concretos o los esperados y esa es una verdad irrefutable.

Son tantos detalles para analizar, tantas situaciones que se entiende él porque la oposición ha vuelto al poder y porque ha aumentado la migración de venezolanos y venezolanas hacia el exterior estos últimos 3 años.

Los medios de comunicación continúan su misma línea editorial, unos a favor del gobierno totalmente arrastrados y jala mecates que presentan una Venezuela donde no pasa nada y otros en contra del gobierno totalmente arrastrados y jala mecates de la oposición venezolana donde presentan un país que se cae a pedazos, sin salida y que los tiene como única solución a los problemas a cada uno según su visión y puntos de vista.

Ante este escenario, cabe preguntarse ¿Qué medio piensa en la realidad del país? ¿Quién dice la verdad? Es la prueba fehaciente del fanatismo político con las excepciones a las que haya lugar.

Es un conjunto de elementos que contribuyen a esta crisis económica que hunde en la pobreza y la desesperación a la población venezolana. Ninguno de los dos bandos acepta críticas y muestra interés en reflexionar más allá de los discursos las conductas que nos han llevado a esta crisis.

Asimismo, el presidente Obama ataca directamente a Venezuela, a su gobierno, prorroga la orden ejecutiva que declara a nuestro país como una amenaza para la seguridad nacional de los EEUU de Norteamérica en un acto injerencista y violatorio del derecho internacional como ya nos tienen acostumbrados los gobiernos de este país, pero que no deja de ser peligroso para la estabilidad y la tranquilidad de nuestra nación.

Vuelve la derecha a América Latina producto de los errores políticos de la izquierda hecha gobierno que los pueblos no perdonan y pasan facturas que posteriormente se transforman en procesos antidemocráticos, excluyentes y antinacionales.

No se justifica cometer los mismos errores del pasado con tanta experiencia acumulada, con tanta teoría. Y esto solo es posible, porque América Latina y Venezuela a lo interno no han creado ni implementado de forma permanente una política de Revolución Cultural, de formación político ideológica de la población y sus dirigentes no han contribuido a enaltecer la espiritualidad de cada individuo, de cada miembro de la sociedad, es decir, una Revolución de la consciencia.

La Revolución, la construcción del Socialismo Cristiano Latinoamericano como única alternativa al capitalismo, a la salvación de la humanidad está en jaque, peligra su suerte, su vida y si todos los procesos que van en esta dirección llegasen a ser exterminados por completo sabríamos cuales son las consecuencias nefastas no solo para el país y la región, si no para el planeta, entraríamos en la fase del pensamiento único, del fin de la historia, de la victoria definitiva del capitalismo.

Hoy no tiene vigencia la lucha armada, es un proceso sin final feliz, totalmente erróneo y agotado. La solución pasa por profundizar la espiritualidad del individuo, en la formación, en la batalla de las ideas, “solo la verdad nos hará libres” nos dice la Biblia y solo transformando al hombre (Género), al individuo se podrá transformar a la sociedad, pero como dijo Jesús de Nazaret “no solo de pan vive el hombre”.

Esta crisis en la caída de los precios del petróleo se convierte en una oportunidad real y concreta para diversificar y democratizar la economía venezolana o por el contrario terminara con la Revolución Bolivariana y Latinoamericana con las consecuencias negativas que significa este último planteamiento.

Finalmente, es menester destacar que las últimas encuestas dan como lectura que el pueblo reconoce que cometió un error al pensar que eligiendo una AN con mayoría opositora contribuiría a resolver la crisis económica, contrario a esto ha contribuido a la diatriba política, al mismo tiempo que la población reconoce que solo la salida del presidente Nicolás Maduro del poder contribuiría a solucionar en gran parte la crisis, pero manteniendo un esquema actual o a favor del gobierno de turno. Entonces cabe preguntarse ¿Quién gobernará? ¿Quién es la persona que tiene la varita mágica cual mago de televisión para terminar definitivamente con esta crisis y encausar a Venezuela por la senda del crecimiento económico que otrora viviéramos con el entonces presidente Chávez?

¿En dónde está la panacea a nuestros problemas? ¿De qué lado o posición política debe ser nuestro gobierno derecha o izquierda? ¿Gobierno u Oposición?

Tal parece que estamos en una encrucijada o en un misterio. Amanecerá y veremos o lucharemos por construir nuestro propio destino hasta lograr la máxima del Libertador y Padre de la Patria “la mayor suma de felicidad posible”.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Leo 07/25/2017 16:46

los derechos humanos ya no existen, no sólo en Venezuela, sino también en el resto del mundo. Estamos carne de cañón de la que extraer beneficios.

ROSSSO 06/10/2017 16:56

QUE FALTA DE SERIEDAD......SE NECESITA UN ANALISIS MAS PROFUNDO DE ESTE LABERINTO DONDE SE METIO EL PAIS, ESO DE QUE EL PUEBLO RECONOCE EL ERROR DE ELEGIR LA ASAMBLEA ES COMO OPINAR POR 14 MILLONES QUE NO QUIEREN ESTE SISTEMA QUE ARRUINO AL PAIS HOY MAS QUE NUNCA A RAIZ DE LA TRAICION QUE LE HAN HECHO A HUGO CHAVEZ CON LA CONSTITUYENTE PISOTENADO LA SOBERANIA DEL PUEBLO PORQUE LA SOBERANIA RESIDE EN EL PUEBLO NO EN ELPRESIDENTE, DESTRUYENDO LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, IMPONIENDO RESULTADOS DE DONDE SERA ESTE SEÑOR?

SHer 12/13/2016 18:32

Hola!
Buen post, sin duda. Superinteresante. Muchas gracias.