Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL: CRISIS 2020

9 Abril 2020 , Escrito por Ramón Linarez

En estos momentos de crisis mundial, de enfermedad, no hay duda que la obscuridad reina en el planeta, no hay duda de que la obscuridad nos está ganando la batalla en esta guerra que la humanidad está librando entre la vida y la muerte.

 

Es en estos momentos tan difíciles que atraviesa la humanidad, debemos revalorar y redefinir nuestra vida, son las actuales circunstancias las que nos hacen darnos cuenta de las cosas importantes de la vida, son estas circunstancias las que nos hacen percatarnos de cuan apegados estamos a lo material, a lo superficial, de cuan apego tenemos a cosas sin importancia, sin valor real, sino valor psicológico condicionado por la estructura social, económica, política y cultural en la que se ha venido desenvolviendo el mundo movido por los hilos de la maldad ejercida por los poderosos multimillonarios que se creen amos del planeta.

 

En las actuales circunstancias es necesario agradecer a la divinidad la oportunidad que nos da de revalorar los conceptos de familia, de solidaridad, de amor. Son estas circunstancias las que nos hacen apreciar el valor de compartir con la familia, el valor de una comida en compañía de los seres queridos, el valor de la amistad, el valor de la libertad, el valor de la vida que hemos olvidado a causa de vivir en el sueño de la realidad actual.

 

Aprovechemos estos tiempos de cuarentena mundial para mientras podamos, abrazar a nuestros abuelos, padres, parejas, hijos, amistades y revalorar los más profundos sentimientos humanos que llevamos dentro, dejemos atrás las diferencias con nuestros enemigos y adversarios y pongamos por delante el bienestar común.

 

Qué en estos momentos no sea el individualismo, el egoísmo y la maldad la que triunfe sobre la solidaridad, la cooperación y el amor.

 

Porque toda noche tiene su amanecer, porque la mayor obscuridad precede a la salida del sol, porque las estrellas no dejan de brillar en la obscuridad del universo.

 

La luz de la vida somos los seres humanos, debemos convertirnos en el faro que ilumina entre las tinieblas para guiar a los barcos hasta su destino o encausarlos a su destino. Somos la luz y la esperanza del planeta, aprovechemos el regalo de la divinidad que no es otro que la vida para redefinir los conceptos de cómo vivir, que hemos creado olvidando lo que somos, de dónde venimos y nuestra propia naturaleza e idiosincrasia humana para plagar este mundo de crueldad, injusticia, guerras, hambruna, contaminación, egoísmo, maldad y obscuridad.

 

Es en estas circunstancias es cuando valoramos un abrazo, una conversación telefónica, un saludo, una salida a hacer compras o una cena en familia. Porque cada momento importa, porque debemos valorar cada segundo, cada minuto de nuestras vidas y no desperdiciarlo en vanidades y banalidades.

 

Porque cuando termine esta batalla biológica seguramente se avanzará a una batalla militar entre las potencias y no quiero ser emisario del desastre, al contrario, estas son líneas de aliento, de optimismo y cuando todo esto haya terminado, cuando haya pasado lo peor, cuando la esperanza haya triunfado sobre la desilusión, el amor sobre el odio y la luz sobre la obscuridad podremos disfrutar y ver la vida como realmente es, valorando las cosas como realmente son.

 

Es momento de reconectarnos con Dios, con nuestra esencia, con lo que realmente somos, es momento de buscar la luz en nuestro interior, de encontrar el camino perdido, es momento de vencer la obscuridad.

 

La humanidad debe alzar la vista hacia el nuevo horizonte que se avecina, un mundo lleno de paz, armonía, hermandad, cooperación, solidaridad y amor, porque al final del túnel por más oscuro y largo que este sea siempre hay una salida llena de luz.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post