RELACIONES INTERGUBERNAMENTALES EN VENEZUELA

Publicado en por ramón Linarez


FORTALECIMIENTO DE LA GESTIÓN MUNICIPAL

 

Constitucionalmente los municipios constituyen la unidad política primaria de la organización nacional (art. 16 C.R.B.V.), por ende es perentorio y necesario fortalecer su estructura organizativa social, política, cultural y su sistema económico, para impulsar la gestión municipal, fomentar la participación ciudadana y elevar la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas.

Para ello, es menester planificar en función de las necesidades prioritarias del municipio y transformar el sistema socioeconómico del mismo, en coordinación y articulación con los otros niveles del poder público (nacional, estadal y comunal). Pero este proceso no se cumplirá, ni podrá ser posible si desde el gobierno central no se impulsa tanto la descentralización como la desconcentración de poder como política nacional, se fortalezca la autonomía municipal y se destinen mayores recursos financieros hacia los municipios para su desarrollo pleno y total de forma progresiva.

La constitución es muy clara en lo que respecta a este asunto (titulo IV, capitulo IV, artículos del 168 al 184), donde habla de la autonomía municipal, sus competencias exclusivas y concurrentes, ingresos propios, tributos locales, entre otros aspectos; además de resaltar la descentralización como principio fundamental y como política nacional (artículos 4, 157, 158).

Por otro lado, nace la ley orgánica del poder público municipal (LOPPM), instrumento que busca y viene a fortalecer la gestión municipal regulando sus actuaciones y abriendo un sin fin de oportunidades para el desarrollo local. Esta ley también define con claridad las competencias municipales, los ingresos propios y tributos locales, entre otros (Artículos 3, 4, 6, 55, 56, 57, 61, 70, 137, 138, 139, entre otros.).

Se hace urgente estrechar las relaciones intergubernamentales en sus tres niveles político-administrativos, de tal manera que le permita a los municipios generar políticas públicas acorde con las necesidades de sus ciudadanos y ciudadanas en concordancia con los lineamientos y directrices emanados del gobierno central, conjuntamente con el gobierno regional (articulación) y con las comunidades organizadas y otros actores de carácter social, político, económico, cultural, privados, entre otros.

Pero debe existir un seguimiento, control y evaluación de los planes, programas y proyectos implementados por los municipios, no solo por parte de los organismos competentes tradicionalmente (Contraloría General de la República, Contraloría Municipal, Comisión Central de Planificación), sino que debe intervenir la nueva contraloría existente. Es por esto, que entre estos organismos y dentro de la nueva gestión pública, hay uno que debe resaltarse y que debe ser pilar fundamental en la ejecución de las políticas públicas municipales “La Contraloría Social”, que debe ser el mecanismo garante de que se cumplan y lleguen a feliz término los planes, programas y proyectos, además de funcionar como un sistema de información para los otros organismos competentes de contraloría, para el municipio, la región y el país; y servir además como recopiladores y suministradores de datos e información que permitan crear indicadores para mejorar la planificación y las políticas públicas, y por consiguiente fortalezcan la gestión municipal.

 

TRIBUTOS LOCALES

La constitución en su artículo 179 establece los ingresos propios de los municipios donde menciona tasas e impuestos en materia tributaria. Dichos impuestos municipales recaerán sobre: actividades económicas de industria, comercio y servicios, entre otras; y sobre los bienes inmuebles urbanos, vehículos, espectáculos públicos, juegos y apuestas lícitas, propaganda y publicidad comercial y contribuciones especiales por plusvalía de propiedades con cambio de fines, uso y aprovechamiento enmarcados dentro de los planes urbanísticos, el impuesto territorial rural o sobre predios rurales y cualesquiera otros que determine la ley.

Estos impuestos son confirmados y señalados de igual manera por la ley orgánica del poder pública municipal (titulo V, capitulo V). Dichos impuestos contribuyen al fortalecimiento de la gestión municipal, si el ente municipal se encargará con ahínco a su recaudación y posteriormente a su redistribución en el municipio a través de planes, programas y proyectos para elevar y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y ciudadanas.

 

 

Etiquetado en Inclusión

Comentar este post