Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El Blog de Ramón Linarez

LA NECESARIA CRÌTICA

11 Junio 2012 , Escrito por Ramón Linarez Etiquetado en #Inclusión

 

La crítica y la autocrítica son considerados en la teoría revolucionaria elementos esenciales para el desarrollo, conservación y permanencia en el tiempo de un proceso Revolucionario y Socialista en construcción. No obstante, la dirigencia –que se hace llamar revolucionaria, aunque muchas veces actúa de forma contradictoria y antagónica a los ideales revolucionarios y socialistas- en todos sus niveles y jerarquías ha hecho y continua haciendo caso omiso a las recomendaciones, aportes y críticas del intelectualismo revolucionario, de los actores pensantes que apoyan la construcción de la Revolución Socialista Bolivariana, sin que esto signifique caer en el tecnocratismo.

Cuando los intelectuales del Centro Internacional Miranda (CIM), hicieron planteamientos serios sobre la vulnerabilidad del hiperliderazgo de Chávez, fueron duramente atacados por la propia dirigencia chavista, a pesar de saber que esto es cierto. Y más allá del juego mediático, que puede ser justificable hasta cierto límite, no se hace nada al respecto, al contrario se sigue fortaleciendo cada día más el ya exacerbado hiperliderazgo, sabiendo que las revoluciones las construyen los pueblos y que las mismas no pueden depender  de un nombre, de un hombre o de una mujer, la historia tiene innumerables ejemplos sobre este particular que contarnos. Es menester señalar, que con esto no se busca o pretende desconocer o diluir el liderazgo del Comandante Presidente Hugo Chávez, eso no tiene discusión, pero todo en exceso es dañino.

Quizás, esto obedezca a la falta de liderazgos serios y con ética dentro de la dirigencia chavista. Evidencia de ello, hay mucha. La más reciente, es la observada durante las concentraciones realizadas en la mayoría de los estados del país, teniendo como excusa el apoyo al Presidente Chávez, ante la enfermedad que lo aqueja. Sin embargo, durante las mismas claramente se pudo notar que algunos dirigentes intentaron sacar provecho de las mismas, lo que no es mera casualidad, sino una estrategia planificada por esta dirigencia, que en su mayoría profesa la tendencia política del chavismo sin Chávez.

Retomando la idea central, esta también el caso de omisión, con respecto a la muy seria recomendación y crítica realizada por el sociólogo Reinaldo Iturriza sobre la necesidad de transformar al PSUV en un partido movimiento y no en lo sigue siendo, un partido maquinaria, un partido que solo sale a las calles durante procesos electorales.

Peor aún, los críticos de las fallas de la Revolución son llamados o calificados como contrarevolucionarios, utilicen los medios de comunicación o no para expresar sus críticas.

Por otro lado, se diseña el documento “Líneas estratégicas de acción política”, y se desgasta a la militancia del PSUV en un sinfín de encuentros, conversatorios, debates, asambleas, sistematización de ideas, propuestas, acciones, se crean estructuras y todo esto queda en la nada, todo sigue su marcha rutinaria y se concentran esfuerzos en lo electoral, más allá de conocer la imperiosa necesidad de las victorias en los procesos electorales, teniendo como proceso central este año el del 7 de octubre.

Se ha venido gestando, un proceso político donde se condena la crítica, donde se excluye o aísla a los críticos de la Revolución, convirtiendo a la mayoría de la militancia psuvista en liberales según los planteamientos maoístas. El PSUV, sigue comportándose como su antecesor, el occiso Movimiento V República, quien falleció no solo porque concluyo su momento histórico, sino debido a sus prácticas antidemocráticas, ante la división social que genero en sus filas y al ocuparse solo del tema electoral –practicas propias de los partidos cuartorepublicanos y sus derivados actuales- dejando a un lado el eje medular de un partido Revolucionario, la formación ideológica.

Entendiendo esto, pero importándoles poco, la dirigencia del PSUV crea otro artificio teniendo como escenario principal nuevamente el tema electoral. Esta vez, es el turno del Gran Polo Patriótico (GPP) – una estrategia electoral ante lo dispersas gestión del que se encuentran las diversas organizaciones y movimientos que apoyan la Revolución y al Presidente Chávez- que desde su inicio es antagónico y contradictorio con el documento establecido como propuesta para su creación definitiva, si es que logra llegar hasta esa etapa.

Para empezar, comienza a construirse desde arriba no desde las bases, anulando de por sí la verdadera práctica de la Democracia Participativa y Protagónica. Por otra parte, no funciona en igualdad de condiciones ni con un carácter de horizontalidad, jefes es lo que sobra en dicha instancia.

La ausencia de valores éticos y morales de gran parte de la dirigencia chavista en todos sus niveles y jerarquías permite que situaciones como estas sucedan a diario, sin que pueda alguien señalarlas sin ser tildado de contrarevolucionario, se digan estas en un año electoral o no electoral. Es la forma de subsistencia de lo antiético: la descalificación, la injuria y el castigo.

A pesar de ello, la mayoría de los venezolanos y venezolanas aun apoya y acompaña la gestión del Presidente Chávez en una forma verdaderamente admirable y excepcional, pero lo eterno es aquello que se sustenta en lo ético, en la verdad y que se corrige y autocorrige.

No hay duda de la contundente victoria el próximo 7 de octubre del Presidente Chávez y de las fuerzas políticas y sociales que lo acompañan. No obstante, de continuar estas actitudes o fallas, la dirigencia chavista estaría preparando su propio funeral, cavando su propia tumba, con las consecuencias negativas que arrastraría tal situación para el pueblo venezolano, latinoamericano y mundial.

Un detalle necesario de observar, es que los seres humanos tenemos dos orejas y dos ojos y una sola boca, que significa esto, que nuestra capacidad de escuchar, de oír, de ver, de observar, es superior a la de hablar y muchas veces nuestra dirigencia es superior a la hora de hablar, muy por encima de la capacidad que tiene la misma para ver y escuchar al pueblo. Chávez es la excepción y es humano de carne y hueso como cualquier otro y aun no se crean las bases sólidas para continuar un proceso político Revolucionario sin él, como ya se ha explicado.

Algo debe estar claro, que se esté realizando una mejor distribución de la riqueza no es la Revolución en sí, forma esto parte de la construcción de una Revolución, pero no lo es en sí misma, mucho menos en una sociedad altamente consumista como la nuestra, penetrada por los modismos y conductas elitescas hasta los tuétanos en todos los estratos económicos de la población.

La dirigencia del PSUV y de la Revolución debe dejar a un lado tanta soberbia, tanta arrogancia, ser más humilde y centralizarse en la formación ideológica, en el rescate de los valores éticos de la sociedad; gobernar obedeciendo, es decir, escuchando los aportes, críticas y recomendaciones del pueblo, por más irritantes que les parezcan.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post