Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El Blog de Ramón Linarez

APORTES PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL DE LA HUMANIDAD

27 Septiembre 2011 , Escrito por Ramón Linarez Etiquetado en #Inclusión

 

CAPITULO IX

LA PERSONALIDAD Y SU INFLUENCIA EN LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL DE LA HUMANIDAD

 

Personalidad, es el nombre que se le da a las características propias de cada ser humano, las que cada individuo adquiere durante su proceso de socialización y crecimiento, que va desde la gestación misma (0 años) hasta los 7 años y que se refuerza hasta los 12 años de edad. La personalidad es energía y como tal puede transformarse.

De allí, la preciada importancia que tiene educar los sentidos para educar bien a nuestros niños y niñas y así convertirlos en hombres y mujeres de bien, rebeldes con causa, no sumisos ante la crisis de valores de la humanidad.

Las mujeres en estado de gravidez, deben educar sus sentidos para formar hombres y mujeres conscientes e inteligentes. La vida que se forma a partir de la unión de un espermatozoide con un ovario, desarrolla la capacidad auditiva solo 3 días después de esa unión, en otras palabras, esa vida comienza a percibir a través del sonido todo cuanto su madre escucha u oye.

A medida que esa vida sigue creciendo, va desarrollando el resto de sus sentidos percibiendo con mayor capacidad. Por ello, las madres deben educar sus sentidos. Las madres deben tener mucho tacto y cuidado con lo que observan, escuchan, tocan, palpan, degustan, aspiran y absorben durante el embarazo, este es el primer paso para formar una personalidad distinta en la humanidad.

Deben escuchar buena música como la clásica con maravillosos autores como Beethoven, Sirius, Vivaldi, Mozart, entre otros. Música para el alma.

Deben tener mucho cuidado con lo que observan, evitar tener fuertes impresiones o ver películas de terror, con contenido pornográfico o violento. Al Contrario, observar obras de arte, ayuda a esculpir la inteligencia, el arte de los paisajes de la naturaleza, una buena pintura, visitar museos o parques donde la vista pueda disfrutar sanamente y maravillarse ante la magia de la naturaleza y del hombre; evitar aspirar e inhalar olores fuertes y desagradables, se sugiere oler rosas u otro tipo de flores y bellos aromas.

Tener mucho cuidado con lo que se consume y se toca, evitar consumir picante, bebidas alcohólicas y con químicos dañinos como los refrescos por ejemplo. Evitar tocar cosas desagradables, en fin darle un sabio uso a cada uno de esos sentidos, porque dependiendo de cómo se utilicen sobretodo durante el embarazo influirá permanentemente en la personalidad de esa vida que esta en formación, hasta tanto ese ser logre darse cuenta de los detalles y defectos que arrastra y pueda con mucha voluntad e imaginación aniquilar los mismos.

Contra todo pronóstico y con la mayor contundencia posible, se debe decir que una de las mayores causas de la homosexualidad o “desviaciones sexuales” como lo diría Freud, y de algunos otros problemas de índole sexual, se deben al fatídico error de tener sexo durante el embarazo. En este problema de grandes magnitudes, la medicina tiene una gran culpa y responsabilidad, ya que no miden e ignoran el daño psicológico que este sentimiento de placer ocasiona al niño o niña en estado de gestación.

El único animal que mantiene relaciones sexuales durante el embarazo es el hombre, es algo totalmente irracional, una violación a leyes de la naturaleza de la cual formamos parte y todo porque la medicina que se hace llamar científica lo recomienda en sus consultorios, sin medir las consecuencias psicológicas de este hecho; es uno de los tantos efectos de la parcelación y la súper especialización del saber, dividido cada vez más, formando personas simples, conocedoras solo de un área especifica y no seres integrales.

Al nacer, el niño o niña sigue desarrollando su personalidad y la educación de los sentidos debe continuar, con mayor cuidado aún porque el niño o niña comienza a moverse por si mismo, a descubrir cosas de las cuales no esta consciente. Lamentablemente lo inhumano que se ha vuelto la humanidad, hace que las madres abandonen el cuidado de sus niños y niñas para trabajar, para ganarse el sustento diario, descuidando su educación, dejándolos a merced de la basura de la televisión, de desconocidos, en una sociedad altamente violenta y grosera, con tanta delincuencia generalizada, con la mayor crisis de valores que se haya podido imaginar.

 

Nuestros niños y niñas quedan sin resguardo y protección para desarrollar una personalidad social y humana, por el contrario desarrollan una personalidad subordinada al ego, al deseo, al dinero, es decir, al sufrimiento y al dolor.

La educación de los sentidos es vital para desarrollar una personalidad que influya positivamente en la transformación social de la humanidad.

Tal como lo señala Samael Aun Weor “la personalidad es hija del tiempo” y tiene sus días contados en el tiempo. Padres, madres, educadores de oficio y representantes deben observar como educan a sus hijos e hijas, porque quien tiene un hijo o hija, es padre y madre de todos los niños y niñas del mundo, si se comprende que todos formamos parte de una misma unidad, y que el mal que se hace nos afecta a nosotros mismos como al todo, la vida es interdependiente.

Debemos preguntarnos, ¿Qué tipo de personalidad quiero que mi hijo e hija desarrollen, que futuro quiero dejarle? Cuando comprendo que se vive en una sociedad mundial que se hunde cada día más en el abismo de la maldad, de los antivalores y de la anticultura, en el infierno que se ha creado, en la desgracia de vida que se ha creado.

Un hombre y una mujer nueva son el producto de una nueva personalidad. La sociedad necesita otros valores, necesita humanismo, necesita El Cristianismo Social, El Cristo Social.

 

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post